“La gente nos agradece el hecho de encontrar un libro sobre la mesa al ingresar a un local para tomar un café, por eso podemos asegurar que el balance de la primera semana de los Libros Libres es exitoso”, destacó Alan Molíns, director municipal de Gestión Cultural.

“Este agradecimiento habla de que la iniciativa es buena, que vamos por el camino correcto, que al vecino le interesa leer si tiene la posibilidad de hacerlo”, insistió el funcionario.

La Semana de los Libros Libres proseguirá hasta el domingo 13 “y forma parte de las actividades de promoción de la Feria Internacional del Libro que se realizará en septiembre próximo”, dijo.

Molíns destacó que los comerciantes gastronómicos “están más que predispuestos a participar en esta actividad porque los clientes lo reciben muy bien, están muy contentos”.

Recordó que como en ediciones anteriores se establecieron puntos fijos de recepción de libros que “los vecinos dejan en cajas de madera acondicionadas por los centros de adultos mayores. Se encuentran en todas las sucursales de la Librería ABC y se sumó el Hospital Heller”.

“Con la Semana de los Libros Libres buscamos promover el acceso y el intercambio cultural, llamar la atención sobre la circulación de los libros como portadores de ideas, como bienes culturales”, concluyó.