Se trata del nuevo filme de Ridley Scott que se estrena este jueves que utiliza el secuestro del nieto del multimillonario John Paul Getty, sucedido en Italia en 1973, para hablar sobre cómo la avaricia se impone por sobre el amor filial.

El nuevo filme de Ridley Scott que se estrena mañana, "Todo el dinero del mundo", utiliza el secuestro del nieto del multimillonario John Paul Getty, sucedido en Italia en 1973, como una excusa para hablar sobre cómo la avaricia se impone por encima del amor filial.

El filme cuenta con la brillante actuación de Christopher Plummer como el magnate norteamericano, papel que le valió una nominación a los premios Oscar que se entregan en marzo próximo, luego de que remplazara a Kevin Spacey, expulsado de la película luego de los escándalos sexuales que se ventilaron en Hollywood a partir del caso Weinstein.

El dilema entre la avaricia y el amor queda claro desde la segunda escena de la película, cuando su hijo John Paul Getty II (Andrew Buchan) le explica a su esposa, Gail Harris (Michelle Williams), que no conoce a su padre porque nunca estaba en su casa.