La petrolera YPF concretó con éxito la colocación de 1.000 millones de dólares a través de un bono a treinta años y la reapertura de otro a diez años, que estarán destinados a mejorar el perfil de la deuda de la compañía.
En el bono a 30 años, con una tasa de 7% anual, la petrolera obtuvo 750 millones de dólares, mientras que en el plazo más corto -con una tasa de 6,95%- tomó 250 millones de dólares. En la empresa calificaron a la colocación de "muy buena, teniendo en cuenta que no hay casi registro de emisiones corporativas a tan largo plazo". "Una parte de este financiamiento se va a utilizar para hacer una oferta por un bono que vence en 2018 por 861 millones de dólares", agregaron en la compañía.