Con este despliegue excepcional, Washington responde al desafío de Pyongyang en línea con el mensaje enviado estos días en Asia por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Washington inició hoy unas maniobras navales con Seúl junto a la península coreana en las que empleará tres portaaviones nucleares, un despliegue excepcional para responder al desafío de Pyongyang en línea con el mensaje enviado estos días en Asia por el presidente estadounidense, Donald Trump.

El singular despliegue provocó la reacción del gobierno norcoreano, que acusó a Trump de haber viajado a Asia para vender armar a sus aliados.

"No es más que un viaje de negocios de un belicista que busca enriquecer los monopolios de la industria de defensa de los Estados Unidos ordeñando las alcancías de sus 'aliados' subordinados", afirmó un vocero de la Cancillería norcoreana en una nota publicada por la agencia de noticias estatal KCNA.