El representante de los Estados Unidos en la cumbre de la OMC, Robert Lighthizer, acusó a los países emergentes de no cumplir las normas multilaterales.

Estados Unidos arremetió hoy contra los países emergentes en la Organización Mundial del Comercio (OMC), a los que acusó de no cumplir las normas multilaterales, una postura contestada por la mayoría de los miembros de la entidad con advertencias sobre amenazas proteccionistas, aunque sin identificar directamente a la administración de Donald Trump.

Las posiciones antagónicas quedaron plasmadas en los discursos de los ministros y representantes de Comercio durante la sesión plenaria de la XI Conferencia Ministerial (MC11) que se desarrolla desde hoy y hasta el miércoles en el Hotel Hilton de Buenos Aires

Entre los discursos de los funcionarios, que tuvieron tres minutos para exponer ante las 164 delegaciones gubernamentales, el de Estados Unidos era el más esperado, ya que el clima en la MC11 se resume en la poca expectativa para alcanzar acuerdos, en parte por las posiciones de Washington, consideradas aislacionistas.

Tercero en la lista de oradores, Robert Lighttizer, representante de Comercio estadounidense, planteó que "no es posible apoyar que las nuevas reglas se apliquen sólo a unos pocos y se les dé vía libre a los demás miembros en el estatus autoproclamado de 'en desarrollo'".

"Debemos precisar nuestra comprensión de 'en desarrollo' en el marco de la OMC: cuando 5 de los 6 países más ricos del mundo dicen ser países en desarrollo hay algo que, claramente, no funciona y todos deberíamos estar contrariados", criticó.

China, uno de los aludidos por el discurso estadounidense, tuvo oportunidad de responder algunos minutos después, y sostuvo a través de su delegación, encabezada por el ministro de Comercio, Zhong Shan, que profundizará su proceso de apertura comercial, que "abrirse al mundo es imprescindible para la prosperidad" y que el proteccionismo es un desafío a enfrentar.