Investigadores de la Universidad de Oklahoma descubrieron planetas a una distancia de 3.800 millones de años luz de la Tierra, gracias a una técnica capaz de detectar astros imposibles de ver incluso con el telescopio más sofisticado.

Xinyu Dai y Eduardo Guerras, firmantes del artículo publicado en la revista Astrophysical Journal Letters, usaron en su investigación un fenómeno astronómico conocido como "lente gravitacional", usado hasta ahora para advertir la existencia de agujeros negros o la materia oscura.

Guerras consideró que este es "un ejemplo de lo poderosas que pueden ser las técnicas de análisis de microlente extragaláctica".

La galaxia estudiada está a 3.800 millones de años luz de distancia y "no existe la más mínima posibilidad de observar estos planetas directamente, ni siquiera con el mejor telescopio que uno pueda imaginar en un escenario de ciencia ficción".

Sin embargo, "somos capaces de estudiarlos, desvelando su presencia e, incluso, tener una idea de sus masas. Es una ciencia genial", indicó el investigador.