El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, afirmó que su país no tolerará el uso de armas químicas contra civiles, y que el ataque con misiles concretado contra Siria, en una acción conjunta con el Reino Unido y Francia, debe considerarse un "mensaje claro".

Si bien el grueso de las deliberaciones estuvo dirigido a la crisis en Venezuela y el resultado de la reunión se tradujo en una declaración sobre la corrupción, el ataque a Siria se incorporó a los discursos de los distintos jefes de Estado y de Gobierno, que en su mayoría apoyaron las acciones directa o indirectamente, aunque llamaron a evitar una escalada de hostilidades.

Esto manda un mensaje muy claro: que habrá un precio por pagar si Siria usa armas químicas y ese precio implica usar fuerzas militares”

Mike Pence

Entre las excepciones se contaron el presidente de Boliva, Evo Morales, y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez.

Morales calificó a Estados Unidos como la principal amenaza contra la paz, la democracia, la libertad, la madre tierra y el multilateralismo, y le pidió "al imperio estadounidense detener la masacre de inocentes en Siria".

Por su parte, Rodríguez reiteró la declaración emitida este viernes por el gobierno cubano en la que calificaba el bombardeo como "una acción unilateral, ilegal, sin evidencias ni conclusiones".

En su discurso en la sesión plenaria de la cumbre, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, respaldó expresamente los ataques lanzados anoche contra objetivos de la zona de Damasco, que Estados Unidos definió como centros relacionados con el programa de armas químicas del gobierno sirio del presidente Bashar al Assad.

"Canadá está junto a nuestros amigos en esta necesaria respuesta y condenamos en los términos más fuertes posibles" el uso de armas químicas en Siria, señaló.

El premier dijo que su país trabajará con otros gobiernos para investigar el uso de armas químicas contra civiles en Siria y que "los responsables serán llevados ante la Justicia".

La condena de los líderes de la región

Sin referirse directamente a los ataques de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, el presidente Mauricio Macri también reiteró la condena de la Argentina al uso de armas químicas en Siria

.

En un tono similar al de Macri se manifestaron los presidentes de Chile, Sebastián Piñera; de Brasil, Michel Temer, y de México, Enrique Peña Nieto.

"Chile condena con toda la fuerza y claridad el intento de utilizar, almacenar o producir armas químicas, que constituye un grave atentado a los derechos humanos", declaró Piñera en relación al denunciado ataque de principios de esta semana en Duma, una ciudad cercana a Damasco que estaba controlada por rebeldes. "Y muy especialmente como ocurrió en Siria, (donde) se usan para asesinar" al pueblo de ese país, agregó el mandatario.

Piñera también lamentó la incapacidad de la comunidad internacional para "implementar mecanismos eficaces que impidan el uso de armas químicas contra seres humanos" y la instó a unirse para evitar una escalada de la violencia que agrave el conflicto aún más.

Temer, por su parte, dijo que estaba profundamente preocupado por la "escalada de violencia por el conflicto militar" en Siria, que el mes pasado entró en el octavo año, que ha dejado más de 400.000 muertos y que ya incluyó otros ataques previos con armas químicas que fueron atribuidos al gobierno de Al Assad. "Es imperioso encontrar soluciones duraderas para evitar una guerra que se extienda con un costo humano elevado", dijo, y remarcó que "el uso de armas químicas es inaceptable".

Peña Nieto agregó que México reiteraba su condena al uso de armas químicas y hacía "votos para que sea a través del derecho internacional y los instrumentos multilaterales como se ponga fin al uso de este tipo de armamento, de tan crueles consecuencias".

 

2 a 2 alianza fue suspendido a los 42 minutos por inconvenientes+