Nancy carro, la mujer que optó por ponerse un cuchillo en el cuello para reclamar la devolución de su cosas y la vivienda que había entregado en "préstamo-alquiler" pidió retirar sus cosas de la casa aunque aclaró que "a ella no le toquen nada porque no somos delincuentes". Entre lágrimas y siempre con el cuchillo apuntando a su garganta, la mujer afirmó que "no soy delincuente, no vine a matar nadie. No estoy atentando contra nadie, sólo contra mí porque no me quedó otra. No me quedó otra porque en la justicia me va a llevar mucho tiempo para luchar mi casa y sacar mis muebles y a ella en 2 años le dieron la vivienda", dijo. La cronista de este medio, Verónica Velázquez, colaboró con la mediación a pedido de la policía dado que este medio llegó apenas comenzada la situación y Carro pedía contar la situación por un medio.