Inspectores municipales de la subsecretaría de Comercio clausuraron un taller mecánico que funcionaba clandestinamente en el barrio El Progreso y secuestraron 10 vehículos abandonados en la vía pública, en el marco de un operativo conjunto con efectivos de la Policía y de personal de la cooperativa CALF.

taller

El taller, ubicado en Salto Grande al 2.500, había sido objeto de denuncias por parte de los vecinos por “invasión de ratas, abandono de autos sobre la vereda y la calle, doble conexión ilegal a los cables de luz e incluso por venta clandestina de alcohol”, informó el titular del área, Gustavo Orlando.

“Con anterioridad giramos actas de intimación por la situación irregular del local, pero hizo caso omiso y concluyó con la clausura”, describió y aclaró que de las denuncias “todas fueron comprobadas, excepto la venta ilegal de bebidas alcohólicas”.

Orlando contó que en el operativo “intervinieron efectivos policiales para proceder a la extracción con grúas de los autos abandonados en plena vía pública y con personal de la subsecretaría de Medio Ambiente de la Municipalidad para evaluar el impacto ambiental que genera el local en las casas vecinas”.

“Además hubo que intervenir con la cooperativa CALF el taller clandestino estaba conectado irregularmente a la red de luz domiciliaria”, agregó el funcionario.

Dijo que las actas de infracción fueron elevadas hoy mismo al Tribunal de Faltas y que el Juez Municipal aplicará las multas al infractor, más allá de que el local deberá permanecer cerrado hasta que regularice la habilitación comercial y las condiciones de salubridad.