El caso en el que el policía Alejandro Lagos está acusado por el crimen de Edgardo Javier Soto y, en un mismo hecho, intentar matar a su ex pareja irá a Juicio por Jurados Populares. Así se resolvió este viernes, en una audiencia dirigida por la jueza Ana Malvido, luego de que se frustrara en varias oportunidades un acuerdo entre la defensa oficial, la fiscalía y la querella particular.

El caso lleva varios meses a la espera de que se resolviera su resolución. Hasta principios de agosto, en distintas audiencias se llegó a plantear la posibilidad de que las partes representadas en el caso llegaran a un acuerdo. La propuesta, que en un principio fue analizada por el imputado a través de su defensor oficial Daniel García Cáneva, consistía en la asunción de la responsabilidad por los cargos que se le imputan y en el cumplimiento de una pena de prisión efectiva de 18 años. Sin embargo, a principios de agosto, Lagos rechazó el acuerdo, por lo que, tras una serie de cruces entre la querella particular y la defensa oficial, la jueza Carina Álvarez dispuso en ese momento la realización de la audiencia previa al juicio, es decir, el control de la acusación. 

Hoy, justamente en esa audiencia y con la defensa oficial representada por Carlos Acquistapace y Laura Giuliani, la jueza Ana Malvido tuvo por formulada la acusación y dispuso avanzar a la instancia de juicio bajo la modalidad de Jurados Populares. La definición respecto del sistema de juzgamiento fue a partir de la acusación fiscal (unificada con la querella particular), que imputó a Lagos los cargos de homicidio agravado por el uso de armas y tentativa de homicidio agravado por el vínculo. En estos casos, cuando la pena posible ante una condena supera los 15 años de prisión, es que interviene un tribunal conformado por ciudadanos bajo la dirección de un juez técnico.

Durante la audiencia las partes plantearon las pruebas y testigos que llevarán a juicio. Sin embargo, luego de que la jueza Malvido rechazara un planteo de la defensa oficial contra la constitucionalidad del sistema de jurados, el acusado pidió la palabra y solicitó cambiar de defensores. Malvido le respondió que podía hacerlo, pero que las etapas previas al juicio concluyeron y que, si lo hace, será de cara a esa nueva instancia, en la que se resolverá su responsabilidad en los casos que le imputan.

En representación de la fiscalía intervino el fiscal jefe Pablo Vignaroli, mientras que la querellante Magnolia Salas (víctima) estuvo representada por las abogadas particulares Celina Fernández y Jorgelina Montero.