Varios vecinos -algunos remiseros- manifestaron su queja por un hecho ocurrido en la esquina de Córdoba y San Juan Bosco. Uno de los participantes fue un antiguo Ford Falcon cuyo conductor, según algunos ocasionales testigos del hecho, no tenía seguro y con patente vieja que no fue secuestrado. 

Quienes observaron el suceso, indicaron que el remisse circulaba por Córdoba de oeste a este y el Ford Falcon lo hacía por San Juan Bosco de norte a sur. "Iba terminando de pasar el remisse y el Falcon lo chocó. Fueron daños materiales nada más a pesar que el remisse venía con pasajero", dijo uno de ellos.

"No hubo control de alcoholemia, el Falcon sólo tenía cédula verde, no tenía seguro, estaba con patente vieja y no fue secuestrado. Es extraño lo que ocurrió", opinaron otros conductores de automóviles de alquiler.