Neuquén – Un hombre fue condenado a dos años de prisión efectiva en San Martín de los Andes luego de ser acusado y juzgado por golpear a su expareja con una piedra en la cabeza y por haber omitido una orden judicial que le impedía acercarse a ella.

La pena fue impuesta a instancias de la acusación que impulsó el Ministerio Público Fiscal a través de la asistente letrada Inés Gerez, quien había requerido 2 años y 7 meses de prisión. “Es un fallo novedoso y con perspectiva de género”, indicó.

Durante el juicio, J. L. A fue acusado por un hecho ocurrido el 1 de septiembre de esta año en San Martín de los Andes. De acuerdo a la investigación del Ministerio Público Fiscal, alrededor de las 18 mientras su expareja y con quien tiene dos hijos, estaba en las inmediaciones de una escuela, le golpeó el vidrio del auto en el que ella se movilizaba. Luego ingresó al rodado y al tiró del brazo y de los pelos para sacarla del interior. Tomó una piedra y la golpeó en la cabeza, provocándole una lesión cortante.

Esto ocurrió mientras el hombre tenía una orden del juzgado de Familia de Junín de los Andes de agosto de este año, de prohibición de acercamiento a menos de 50 metros a los domicilios, lugares de trabajo o cualquier lugar en el que ella se encontrara. La medida también comprendía la prohibición de realizar actos de perturbación, intimidación o violencia, directa o indirecta, por un término de seis meses. Todas estas restricciones, habían sido notificadas al acusado.

También fue acusado de haber violado la prisión domiciliaria que le habían impuesto. Esto fue el 9 de octubre de 2017. En horas de la tarde, fue al domicilio de la mujer y ante la negativa de uno de sus hijos de abrirle, rompió la puerta. Ingresó, agarró un machete que estaba en la cocina, fue al dormitorio de la mujer y rompió el colchón de la cama con el machete.

Tras el juicio que se realizó ante un tribunal unipersonal, integrado por el magistrado Mariano Etcheto, J. L. A fue condenado por los delitos de desobediencia a una orden judicial en concurso ideal con lesiones leves doblemente agravadas por haber sido cometidas mediando violencia de género y contra quien se mantuvo una relación de pareja, en concurso real con desobediencia a una orden judicial en concurso ideal con violación de domicilio y daño, estos últimos en concurso real entre sí, en carácter de autor.

Los fundamentos completos del fallo, se conocerán el próximo 11 de diciembre.

Como abogado defensor intervino Ignacio Pombo.