Durante la madrugada de hoy (08/01), se registraron cuatro nuevos casos de alcoholemias positivos al volante, en la ciudad de Neuquén Capital en distintos operativos de rutina.


El primer caso se registró anoche poco antes de las 22:00 en la intersección de ruta 22 y Leguizamón, donde un hombre que manejaba una Pick Up Ranger, fue identificado y sometido a test de alcoholemia que arrojó 2.51 gramos de alcohol en sangre, por lo que los uniformados tomaron las medidas necesarias con el fin de evitar males mayores, ya que no podía continuar manejando. En este contexto, el hombre fue demorado y el rodado secuestrado, quedando a disposición de la Dirección Transito de Policía de Neuquén.
Alrededor de las 02:10, un hombre fue interceptado sobre calle Estanislao del Campo, precisamente entre calles Rafaela y Racedo, y al igual que en el caso anterior, el alcohotest arrojó 1.57, por lo que el Peugeot 307 quedó retenido, aunque en esta oportunidad el conductor, se retiró a pie, ya que vivía no muy lejos del lugar.
Poco antes de las 03:30 un hombre que conducía un Peugeot 207, fue sometido a examen de alcoholemia y el resultado fue 0.77, en esta oportunidad el procedimiento tuvo lugar en Sector Toma El Tanque. El auto fue secuestrado y el conductor demorado.
Finalmente antes de las 03:30, en la esquina de calles Zeballos y Guaraní, un hombre que conducía un Chevrolet Prisma, chocó contra un taxi que se encontraba estacionado, los uniformados que llegaron al lugar, dieron intervención a la Dirección Transito, ya que el hombre presentaba aliento etílico, y en el test de alcoholemia se registró 1.36.
En este último caso, en momentos que los efectivos realizaban las diligencias que establece la Ley de Tránsito, el conductor que permanecía bajo los efectos del alcohol, se tornó agresivo e intentó entorpecer el procedimiento, por lo que terminó demorado, mientras que el Chevrolet fue secuestrado y trasladado al predio de Tránsito ubicado sobre calle Río Colorado de esta ciudad.