El intendente Juan Carlos Giannattasio le respondió por nota al concejal Gustavo Iril y le comunicó "la imposibilidad por razones protocolares" de que haga uso de la palabra durante el acto aniversario.


Iril había solicitado ser orador en el acto de este viernes. Se caía de maduro la negativa dado que mantiene un conflicto de alto voltaje político con el intendente Juan Carlos Giannattasio quien es el organizador oficial y formal del festejo además del encargado de las invitaciones.

Difícilmente Iril haya ignorado que el jefe comunal no le ofrecería la tribuna del acto del día de la ciudad para que diera uno de sus inflamados discursos, pero de todos modos, decidió gestar el hecho político de que le dijeran que no.

La decisión es inobjetable. No sólo hay razones protocolares sino que, además, el intendente es el "representante legal" del municipio, de acuerdo a lo que define la Carta Orgánica Municipal.

Habrá que ver si Iril repite lo sucedido durante el acto de apertura de sesiones cuando colocó carteles en apoyo al reclamo de los estatales y por la causa Rentaquen "en la cara de Giannattasio".

El caso es que esta vez es la tensión sobre la convivencia política entre el MPN y el FPN, Rioseco y Sapag, sufrirá una presión mayor porque ahora el escenario es distinto. Esta vez no sólo estará el intendente Giannattasio sino que también ocupará el palco el gobernador Omar Gutiérrez y enfrente los medios provinciales que suelen acompañarlo. En suma, un escena ideal para un reclamo aunque también puede haber duras respuestas y reprobaciones sin posibilidad de debate.