La subsecretaría de Turismo, a través del programa Sello Gastronómico, reunió a maestros del arte culinario en un restaurante de Centenario.

El domingo al mediodía reconocidos chefs que integran el Sello de Distinción Neuquina organizaron un menú de campo en el que novillo y el cordero se fusionaron con verduras y frutas frescas de la chacra, maridados con vinos neuquinos. El almuerzo se realizó en el restaurante de La Casa del Flaco a 15 kilómetros de Neuquén capital.

La gastronomía neuquina da otro paso firme en la búsqueda de la calidad y la excelencia de los profesionales del arte culinario y la elaboración de platos con recetas únicas. Con marcados detalles rústicos, el restaurante combina platos de generaciones ancestrales elaborados con cuidado. Es un homenaje al espíritu de los pioneros, el de sus chacras y los frutales, sus granjas con sus hortalizas y el de la pasión por el arado, sinónimo de progreso y trabajo.

Todo puede remitirse al calor de un hogar familiar donde los invitados esperan degustar una rica comida al fuego de la madera de álamo. Y los chefs lo saben porque una vez más fueron los protagonistas de esa historia, la que pone en valor a la vieja cocina con la nueva.

Los encargados de elaborar el menú fueron José Ortuño (La Casa del Flaco), Emmanuel Leiva (Casatinta), Ezequiel González (Saurus Restaurant Bodega Familia Schroeder), Martín Zapata (Bodegón Zapata de Picún Leufú), Luis Ocares (Restaurante 1900 Cuatro /Hotel del Comahue) y Carlos Velázquez (Seasons del Casino Magic).

Sobre el Sello de Distinción Neuquina

El Sello de Distinción viene a puntuar la calidad del establecimiento gastronómico, los alimentos y productos a utilizar, y la estructura del lugar. Un premio a la calidad.

Tiene el objetivo de fomentar el consumo y la producción local, y promocionar a los destinos turísticos y la gastronomía regional de la provincia del Neuquén.

La carta de cada establecimiento debe contar con un menú con productos típicos según la preferencia del cocinero. En este sentido, el manual identifica dos categorías de alimentos. Por un lado los típicos: trucha, piñón, pera, chivito, trucha, ciervo, pera, manzana, frutos rojos finos, piñón, cordero patagónico, cereza, ñaco, jabalí, ahumados. Por otro lado, los provenientes: miel, vino, cerveza, sidra, girgolas, hongos, pavo, cerdo, conejo, té, frutos secos, vinagres saborizados, aceite de oliva, helado, chocolate y licores.

Los destinatarios del sello son los establecimientos neuquinos que -de acuerdo a las normas legales, sanitarias y de seguridad vigentes- prestan al público en general el servicio de alimentos y/o bebidas para ser consumidos en el lugar o en sus anexos, de manera habitual y mediante un precio, y que actúan como complemento de la actividad turística.